miércoles, 17 de septiembre de 2008

CHARLA - DEBATE SOBRE PEDAGOGIA LIBERTARIA


Y PROYECCION DEL VIDEO DIVULGATIVO DE LA ESCUELA LIBRE PAIDEIA

 

 

Jueves 25 de Septiembre 18:30 hs

 

en 'LIBROS DE LA ESQUINA'

Av. PATRICIOS Nº 405 - CIUDAD DE BUENOS AIRES

 

 

 

 Organiza periódico EN LUCHA

En Lucha se consigue en:


CAPITAL FEDERAL

KIOSCOS DE REVISTAS
Av. Corrientes N º 1381
Av. Corrientes N º 1257
Av. Corrientes N º 571
Salta y 15 de Noviembre
Brasil y Hornos.
Subte Línea A estación Pza Miserere.
Subte Línea D estación Palermo.
Bolivar al 200 (Frente al COLEGIO NACIONAL DE BS. AS.)


TAMBIEN EN LIBRERIAS:
El Aleph- Rivadavia Nº 3972.
El Aleph -Corrientes Nº 4137.
El Aleph - Corrientes Nº 4790.

ZONA OESTE

KIOSCOS DE REVISTAS
Andén Estación Ciudadela del Ferrocarril Sarmiento.
Andén Estación Haedo del Ferrocarril Sarmiento
Av. Rivadavia Nº 16.000 ( La vuelta de Haedo)
Estación El Palomar (Andén a Pilar) Ferrocarril San Martín

ZONA SUR

El Aleph - Laprida al 100.
Kiosco Manolo Temperley Andén 2

jueves, 21 de agosto de 2008

YA SALIÓ EN LUCHA 4!

Sumario:

  • Inflación
  • Editorial
  • Ateneo Anarquista de Merlo
  • Pedagogía libertaria en el oeste
  • Huelga en la Pérgola
  • Solidaridad con el compañero fernando Puy
  • El conflicto del campo
  • Democracia: Igualdad entre ricos, tiranía para pobres
  • La reestatización de Aerolíneas Argentinas
  • El anarquismo desde abajo
  • Una relevancia no tan menor
  • El pacifismo del conde Liev Tolstói
  • Cuando la violencia se hace escolar
  • Pompeya
  • Música y libros
  • Anarquistas

lunes, 28 de julio de 2008

¡Gracias compañer@s!


Gracias a l@s compañer@s del Ateneo Anarquista de Merlo y a l@s compañer@s que asistieron a la fiesta. Con ustedes sentimos la solidaridad y el apoyo mutuo y aprendimos bastante del debate, además de divertirnos, claro. ¡Salud y Anarquía!

miércoles, 16 de julio de 2008

Fiesta Anarquista

VIERNES 25/07/08
22.00 horas

Organizan: Ateneo Anarquista de Merlo y Periodico En Lucha Publicación Anarquista

Bandas en vivo
Barra solidaria
Sorteo de un libro y un cd

Catamarca 1010 Merlo (A 15 cuadras de la estación Paso del Rey)

Lo recaudado será para la publicación del nº4 de En Lucha.
Preguntas: periodicoenlucha@yahoo.com.ar

martes, 15 de julio de 2008

Editorial


En Lucha nació como el órgano de difusión del Colectivo Anarquista de Producción, grupo que estuvo federado a la Federación Libertaria de Argentina, y que luego se desfederó por cuestiones ideológicas y metodológicas. Desde la finalización del CAP, sus integrantes decidimos de común acuerdo proseguir con la tarea editorial planteada en un comienzo. Desde el número 2 en adelante, variamos el punto de vista, nos volcamos hacia fuera, planteamos una renovación. Con el número 3 intentamos profundizar en nuestro interés por pensar por nosotros mismos, no repetir textos de los pensadores del anarquismo, no porque no valgan, sino porque es necesario retomar el espíritu creador que ellos tenían. Ellos nos han enseñado mucho, sobre todo que pensar no significa meditar sobre la acción, sino actuar, poner en crisis los paradigmas que nos atan a lo dado como si se tratara de una verdad indiscutible y proponer nuevos problemas, nuevas vías para la creación de modos de existencia libres y anárquicos. Ellos tenían ideas y deseos que son también los nuestros y armas y herramientas que eran con las que contaban. Nosotros contamos con otras armas. La opresión hoy en día se ha sosfisticado, nada está tan claro como entonces, entre los explotados se han enraizado ideas de dominio que sostienen el aparato de estado y la ficción espectacular. El control está en todos lados y nuestra resistencia ha modificado sus diversos modos de ser. El poder ha variado también y nuestra visión de él. El número 4 es una transformación y el intento de seguir planteando este devenir revolucionario. Contamos con otros compañeros para este nuevo recomienzo. Desde siempre hemos intentado mostrar que el anarquismo está vivo, más vivo que nunca y que la lucha no sólo es posible, sino la única vía para derrotar al sistema. Salud, Anarquía y Solidaridad a todas/os.

lunes, 16 de julio de 2007

En Lucha número 3


¡Un dígito!

Al gobierno le interesa mantener la ficción de que la desocupación bajó un dígito para derogar de una vez por todas el decreto que impone la doble indemnización, (que ya es un derecho adquirido por los trabajadores y que, como tantos otros, -las ocho horas de trabajo, etc.-, va en camino de desaparecer). De ese modo podría ganarse el contento de los empresarios y frenar un poco lo que interpreta como un boicot y que se traduce en el alza de precios y las protestas de los hacendados, subsidios y mentiras mediante. Además, pese al revés de una vulneración más de los presuntos «derechos del trabajador», tendría a favor una gran parte del electorado que últimamente duda en votarlo pese a su demagogia respecto de temas como las papeleras o la condena a los genocidas (del pasado, claro está; porque los del presente se mantienen en el poder y volverán si el presidente es reelecto o si, a causa del nepotismo justicialista, resulta serlo su esposa). Gran parte de la izquierda que simpatiza con el despotismo actual pelea contra una derecha que pretende denunciarlo, pero que a todas luces intenta imponer lo que siempre impuso; su crítica del autoritarismo- K no debe confundirse con un anhelo libertario, ni democrático, viene sólo a defender la «libertad de mercado» (el capitalismo salvaje) y la supresión
de las libertades individuales.
Entre el ir y venir de la pulseada que implica el hambre por mantenerse en el poder, quedamos en medio los mismos de siempre: los oprimidos: los explotados, los desocupados, los reprimidos, los torturados, los asesinados... aquellos que tanto Aníbal Fernández como Blumberg y Macri desearían de buen grado fuéramos borrados de la faz de la Tierra.
¡Un dígito! Bajo ese dedo se intenta aplastar todo lo que hay de miseria y hambre, no para que quienes sufren vivan mejor; sino para que vivan mejor quienes no sufren. Como siempre, aun para el «capitalismo responsable» del que hablara hace unos años Néstor Kirchner, la pobreza sigue siendo una amenaza. Pese a todas las encuestas, los que más tienen, tienen cada vez más, y los que menos tienen, cada vez menos. No es cierto que la desocupación esté sólo en un dígito (aún si fuera de esta manera, habría millones de desocupados), tampoco es cierto que la derecha defienda a los pobres que encarcela y para los que pide «mano dura», "desenmascarando" (entre comillas) las mentiras del gobierno. El hambre, la represión y la cárcel siempre van en un sentido único. Sólo la solidaridad y la resistencia harán posible el cambio.

Kaspar Hauser

domingo, 15 de julio de 2007

Enrique

Se fue un compañero del CAP y En Lucha



«
Bien sabemos que, cuando un hombre muere cerca de nosotros
(...) en ese instante es para nosotros lo Otro para siempre»
(Maurice Blanchot)

El dos de octubre de dosmil seis, cerca de la una cuarenta y dos a.m., falleció Enrique. Algo pasó irremediablemente, no hay duda: no hay retorno de la muerte ni consuelo posible de la nada. Pero su muerte todavía pasa. Es decir, se muere, -como dice Blanchot-, y la sensación es tan fuerte que ninguna diatriba en pro o en contra del otro mundo puede superarla. Enrique está ausente en el tiempo; pero en ese otro tiempo fuera del tiempo, se muere, para siempre. Es lo más horrible, lo más doloroso. Ni siquiera hay lugar para la angustia o la desesperación. Es el fin y nada más. Y es, también, el fin que se repite eternamente para quienes lo queríamos, para nosotros, los vivos, los todavía-no-muertos. Recuerdo otra frase de Blanchot, citada por Deleuze (filósofo caro a Enrique) «(la muerte) es el abismo del presente, el tiempo sin presente con el cual no tengo relación, aquello hacia lo que no puedo arrojarme, porque en ella yo no muero, soy burlado del poder de morir; en ella se muere,no se cesa ni se acaba de morir.» Morirse, estar muerto. No hay modo de acostumbrarse a la idea de que ello fuera posible para un hermano. Es la máxima impotencia. No hay nada qué hacer frente a lo imposible. Se murió Enrique. Queda, por lo menos, denunciar este acontecimiento execrable. Que el mundo lo conozca. Que sepa que no sólo desafió su vacuidad a lo largo de toda su vida; sino también con su suerte. Que vivió intensamente y murió del mismo modo, lúcido, rebelde, hasta el final; preocupado por quienes quería, intentando interpretar alternativas posibles a los problemas, y con tiempo, todavía, para despedirse. Que resistió, siempre, hasta lo último, respirando cuando nadie apostaba que lo hiciera. No hay vara que sirva para medir su vida, no hay una historia quepueda escribirse más allá de sus fluctuaciones de intensidad. El mundo, el ruido de lo impuesto, este mundo, al que amó resistiendo, es quien debe oír, quien debe dejar de cotorrear para escuchar su interminable murmullo todavía y siempre vivo y mezclado aún y gozoso con ese cotorreo. Debe dar lugar a su voz. Enrique era Enrique, el nombre de una constelación. Era el lector siempre ávido. El intéprete de Nietzsche, de Foucault, de Deleuze, de Blanchot, de Bakunin, de Malatesta, de Vaneigem, de Proudhon, de Kropotkin, de Poe, de Artaud, de Rimbaud... El interlocutor con quien podía dialogar filosóficamente, con los tiempos del pensamiento, con sus desvíos, con sus interrupciones. El alquimista, el teósofo, el musulmán, el ateo. El emprendedor y militanteanarquista, el crítico implacable, el hacedor. El cantor, el bailarín, el payaso. El hombre de la sentencia exacta, como los diez sabios griegos. El compañero de mis desgracias y alegrías, de mis amores y desamores, de mis altas y bajas. El cinéfilo, el melómano, el ecléctico... El hombre explosivo, comprensivo... Enrique, el generoso... Toda su vida está llena de puntos luminosos. Y aunque los hechos no demuestren absolutamentenada, valga una pequeña muestra de lo que realizó en sus últimos dos años: Construyó un colectivo de trabajo que resistió a todos aquellos que estaban puestos para despotencializar; y un horno comunitario cuyo proyecto intentaron repetir algunos otros colectivos; se distanció por principios de la Federación Libertaria Argentina, sosteniendo el colectivo contra viento y marea. Cofundó, co-coordinó y co-redactó este periódico. Trabajó sin patrón, sin explotar a nadie ni ser explotado... ¿Qué decir al respecto? No me es posible mentir y decir que seguirá siempre vivo, porque no es cierto. Tampoco es cierto que esté presente como siempre lo estuvo; quizá sí lo esté de otro modo. Fallecido a los 37 años, de un cáncer extraño que lo matara en un mes, su ausencia se repetirá por siempre, como el eco de su voz, perdido en el Afuera blanchotiano, gritando, como contara, lo hiciera hace quince o dieciséis años, colgado de una reja, del lado de afuera de una ventana de un bar: -¡Déjenme salir!

Un compañero
video




Ellos Dicen Mierda...
La Polla Records

Mis colegas quedan tiraos por el camino
y cuántos más van a quedar
Cuánto viviremos cuánto tiempo moriremos
en esta absurda derrota sin final.
Dos semanas, tres semanas
o cuarenta mil mañanas, qué pringue
la madre de dios
Cuánto horror habrá que ver
cuántos golpes recibir,
cuánta gente tendrá que morir
La cabeza bien cuidada
o muy bien estropeada y nada
nada que agradecer
Dentro de nuestro vacío
sólo queda en pie el orgullo, por eso
seguiremos de pie.
Mogollón de gente vive trístemente
y van a morir democráticamente
y yo y yo
y yo no quiero callarme
La moral prohíbe que nadie proteste
ellos dicen mierda y nosotros amén
amén amén
amén a menudo llueve

miércoles, 16 de julio de 2003

En Lucha número 2

El Anti-Blumberg

La reacción tiene sus reflejos. Aprovecha, agazapada, los hucos que la política le deja. Pero es miope, sólo puede ser ficaz en un corto plazo y con un máximo de energía a su disposición. Los poderes violentos "no duran", es decir, tienen el tiempo contado "desde el vamos", lo mismo las tiranías romanas que la tiranía capitalista: No pueden recusar totalmente la insumisión del pueblo, por más que asesinen a cuantos asesinen. Claro está, la cuestión es que no nos asesinen, como efectivamente vienen haciéndolo: la policía, el mercado, los medios... ¿Pero cómo hacer para que ello no ocurra? Sin duda no es un problema de "seguridad", por lo menos no en el sentido en que actualmente se le da al término, es decir en el más descarnado de los fascismos. La "seguridad" es la defensa de la Propiedad Privada, dicha propiedad es la privación de los derechos de los oprimidos, derechos éstos que no son proclamados nunca por la burguesía bienintencionada sino con fines proselitistas. Ellos son, más bien., fruto de la lucha y la fraternidad entre los trabjadores, los desocupados y desclasados de todos los tipos, en una palabra: oprimidos. La propiedad privada es principio de la opresión, quién de los que todo lo poseen no tiene las manos ensangrentadas con miles que la pierden y trabajan ( o no tienen ni siquiera trabajo) para que éstos sean dueños de lo que no les corresponde? Allí donde la abundancia sólo se inclina hacia un sector es porque existe otro sector al que esta abundancia le es arrebatada. La "seguridad" es de y para los ricos; y no de los pobres que mueren en cantidades espeluznantes, mientras cosntruyen más cárceles, ellos mismos, para ellos mismos, obligados por el hambre, la mentira y la ignominia. "Más seguridad" es el grito de la derecha que es quien secuestra con su brazo armado para que el reclamo se haga eco. Blumberg no es la excepción a la regla. Es el prototipo del burgués bienintencionado que roba a los pobres que "no sabe" que lo está haciendo, porque el sistema lo arrastra, porque nunca se dio cuenta, etc. Todos argumentos estúpidos para quienes buscan volver imbécil la conciencia del pueblo. Es un boom que a la derecha le ha durado poco, pues ha mostrado su cara (con el caso Bordón, etc.) y que no tendrá más eco que su lento acabamiento, su pudrimiento en el olvido de los infames. Mientras tanto, debemos seguir resistiendo a la ignominia, creando a partir de la fraternidad universal un mundo en el que la canalla sea abatida por completo.
Kaspar Hauser

jueves, 11 de julio de 2002

En Lucha número 1

El Anarquismo está organizado y su porvenir es ahora

EDITORIAL


El mundo en el que nuestra existencia se juega ya no es el mundo. El desastre se consolida.
Donde quiera que posemos nuestra mirada, hacia donde vayan nuestros pasos, o ejerzamos nuestra voluntad, o abramos nuestros corazones, el pálpito de la mismidad, la patencia de la parálisis, de la indiferencia, de la mezquindad, de la muerte, adoptan una solidez inapelable. Puede que haya habido tiempos más o menos aptos para revoluciones épicas, transformadoras, movimientos triunfantes o escandalosos fracasos, sitios delimitados de encierro, espacios libres... Pero lo cierto es que las categorías de la dominación han cambiado notablemente y sus condiciones de aparición y efectuación son, hoy en día, completamente otras. Asistimos a la implementación de un proyecto progresivo de exterminio cuya particularidad, además de la concentración desmedida de riqueza, del auge de Estados mercantilistas transnacionales, del control minucioso, informatizado, de nuestras vidas, consiste en la implementación de un plan consensuado de criminalización de la miseria y de los modos insurreccionales no acomodados a los cánones del Establishment, para el cual la izquierda ha contribuido enormemente haciendo el juego de crear consenso social para adoptar las mismas medidas políticas, económicas y policíacas que la derecha.
El reformismo asesino («¿Qué social democracia no ha dado la orden de disparar cuando la miseria sale de su territorio o gueto?») ha ganado en todos los frentes. Los discursos de la izquierda revolucionaria han quedado en una obligación moral, una «cuestión de oficio», como el sermón de los curas en la iglesia. Funcionales por entero al sistema policiaco, izquierda y derecha, son las dos tenazas con las que el aparato de Estado capitalista captura y reprime. A todo ello se suman los medios masivos de comunicación, el cine, la publicidad, la operación lobotómica gracias a la cual la «sociedad del espectáculo» convierte a todo aquél que lucha por su libertad en «el mayor peligro». Y sobre el consenso velado del automatismo general, de «la belle indifférence», la masacre se desata: en Bariloche, en Tsalónica, en España, en Italia, en los Estados Unidos, en Suiza, en Serbia...miles de compañeros presos, torturados, muertos... En todo el mundo, millones de pobres asesinados, por lasbombas, por el hambre, por el Sida, por las balas de la gendarmería democrática (occidental, cristiana y marxista). Las fábricas se cierran, se construyen cárceles, se renuevan los controles de población... El surgimiento inesperado de los revisionistas y de los infiltrados en nuestras filas, hace otro tanto. Los anarquistas, el movimiento anarquista en pleno, no puede llamarse anarquista, pues debemos adoptar los criterios de organización de una presunta «vanguardia» esclarecida, cuyas ideas, más cercanas al marxismo que al anarquismo, y tan «vanguardistas» como el gramófono, intenta imponernos un criterio de «organización » que jamás ha sido el nuestro, desacreditando todo cuanto el anarquismo hace.
Pero los anarquistas tenemos un arma. Es nuestra fuerza viva, nuestro poder de invención, de producción, nuestra capacidad de resistencia. Ello nos da la posibilidad de afrontar el reto que hoy nos toca: crear una red de relaciones más férrea entre las compañeras y compañeros comprometidos en la creación y la lucha. Reavivar la discusión y el apoyo mutuo entre individuos, en los colectivos, en las ocupaciones, en el trabajo... retomar la renovación de las federaciones; por otro, sostener nuestra lucha hasta el fin, contra el Estado, contra el autoritarismo, contra la desigualdad, poniendo siempre a prueba nuestra voluntad creadora.»Nuestro programa -dice Bakunin- puede ser resumido en unas pocas palabras: Paz, emancipación, y la felicidad de los oprimidos.Guerra contra todos los déspotas y opresores. Restitución total a los trabajadores: todo el capital, las fábricas, y todos los instrumentos de trabajo y materias primas deben ir a las asociaciones, y la tierra a los que la cultivan con sus propias manos. Libertad, justicia y fraternidad con respecto a todos los seres humanos sobre la tierra. Igualdad para todos. A todos, en lucha sin distinción alguna, todos los medios de desarrollo y educación, e iguales posibilidades de vida mientras trabajan. La organización de una sociedad mediante una federación libre, desde abajo hacia arriba, de asociaciones de trabajadores, tanto industriales como asociaciones agrícolas, científicas y literarias - primero en una comuna, luego una federación de comunas en regiones, de regiones en naciones, y de naciones en la asociación fraternal internacional.» «Por eso - dirá Rocker- el anarquismo no es contrario a la organización,sino su más ferviente defensor, claro está, suponiendo que se trata de una organización natural de abajo arriba, que nace de las relaciones comunes de los hombres y encuentra su expresión en una cooperación federativa de las fuerzas. Por eso combate también toda imposición de esa cooperación que se impone desde arriba sobre los hombres; porque destruye las relaciones naturales entre ellos, que es la base de toda organización real y convierte a cada individuo en una parte automática de una gran máquina que se dirige por privilegiados y trabaja para determinados intereses particulares». El estado de cosas recusa cualquier futuro posible, las posibilidades de futuro de los revisionistas se remontan a un futuro posterior a la instalación de unos medios que lo niegan. Nuestra arma es la espontaneidad. Para nosotros, el porvenir es ahora.

C.A.P.